Desde Clínica dental Muñoz Matarredona queremos desearles un feliz año. Nuestro primer blog de 2021 se centra en el sarro de los dientes. Vamos a darte las claves para prevenir el sarro y para quitarlo si es que ya lo tienes.

Según los resultados de un estudio realizado por el Consejo General de Farmacéuticos, casi el 80% de los españoles presenta un problema bucodental. Uno de los problemas más habituales es la aparición de sarro, también llamado tártaro o cálculo dental, que consiste en el endurecimiento de la placa bacteriana como consecuencia del depósito de minerales.

Remedios para eliminar el sarro de tus dientes

Además de mantener unos buenos hábitos de higiene dental, es importante visitar periódicamente nuestra clínica dental para una limpieza profunda.

  • Bicarbonato de sodio. El bicarbonato mezclado con limón o sal es muy efectivo para reforzar tu higiene dental y mantener el color de los dientes en perfecto estado gracias a las propiedades de estos ingredientes. Se recomienda mezclarlo con un poco de agua, pues su sabor puede ser fuerte.
  • Limón. Es otro de los blanqueadores dentales por excelencia, además, esta fruta cítrica tiene propiedades antibacterianas que vienen muy bien a la hora de combatir el sarro. Después de utilizarlo, enjuaga bien para que, al día siguiente, al tener contacto con el sol, no se produzcan manchas en la piel alrededor de la boca. El ácido del limón a su vez podría dañar o debilitar las piezas dentales; por lo tanto, deberás usar esta receta, como máximo, una vez a la semana.
  • Agua oxigenada. Otro producto que podemos utilizar para quitar el sarro de los dientes es el peróxido de hidrógeno o agua oxigenada. Esta sustancia también sirve para blanquear los dientes y puedes utilizarla hasta tres veces a la semana, siempre como enjuague, después del cepillado habitual.
  • Semillas de sésamo. Estas semillas son ideales para desprender la suciedad acumulada de los dientes. Tan solo es necesario tomar una cucharada de estas y masticarlas lentamente durante uno o dos minutos. Luego, se escupen y, con ayuda del cepillo de dientes previamente humedecido, se masajean los dientes. Finalmente, se enjuaga con agua.

Esperamos que estos cuatro métodos os hayan sido de gran ayuda. Puedes ponerte en contacto con nosotros o visitarnos en nuestras clínicas de Alicante, Elche y Monóvar.

1
Hola, estamos a tu disposición para cualquier consulta o duda